Perdió todo en un incendio, vive con los vecinos hace un año y espera la ayuda prometida por la municipalidad

Perdió todo en un incendio, vive con los vecinos hace un año y espera la ayuda prometida por la municipalidad

A Roberto Luis, un desempleado de 60 años, se le prendió fuego su casa el 31 de Agosto de 2020. Las llamas lo dejaron literalmente sin nada. gracias a la ayuda de los vecinos, pudo comenzar a levantar las paredes, pero por la falta de un empleo fijo, se le hizo complicado. Las secretarías de servicios y obras municipales le prometieron ayuda para volver a tener un techo al otro día del incidente y hoy, tras casi un año, aún esta esperando.

En pleno invierno de 2020, Roberto sufrió la desgracia de que un incendio de gran magnitud le arrebató por completo su hogar. Paredes, techo, cama, inodoro y todo lo que tenía adentro, quedó inservible tras ser atacado por las llamas, «todavía estamos esperando a ver si se puede hacer», dijo a InfoCaleta.

Al día siguiente del incendio, «cuando se empezó a limpiar y sacar los escombros, Rubén Contreras, secretario municipal de servicios, se hizo presente prometiendo ayudarlo con la reconstrucción donando 300 ladrillos», dijo Sebastián Mamaní, un vecino albañil que está dando una mano con la edificación.

Por su parte, Carlos Ibarra, secretario de Obras Públicas prometió dar el hormigón «hace como dos meses, nos hizo armar la losa, trajimos los tergopoles que se compraron con el sacrificio de los vecinos que hicieron una feria empanadas».

«Entre todos los vecinos empezamos a colaborar para darle una mano y levantar aunque sea un saloncito no cual está la mitad», comentó Mamaní y resaltó que tras el paso del tiempo y el clima, «el viento grande no voló el armado de la losa, se rompió y se está desgastando el tergopol por la lluvia».

Un año con los vecinos

Gracias a la gente del barrio, Roberto, que vive de changas, puede seguir subsistiendo sin estar en la calle, «ya pasó un año, ahora estoy viviendo de vecino en vecino», manifestó.

A esto agregó que «me están ayudando entre todos y por eso estoy medio incómodo viviendo, por eso quería hacerla losa, llenarla para después poder hacer lo que falta».

Aquí subraya la necesidad de tan solo hacer la losa de la casa, «o que me donen el cemento y el ripio y entre todos la llenamos».

Mamaní, el albañil vecino que da una mano en la construcción, detalló que son 25 o 30 bolsas de cemento y una camionada de mixto «para tener el techo, el revoque ya casi está, después inodoro cama todo porque ese día la pérdida fue total», finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: