El Calafate: cacerolazo por la vuelta de las clases presenciales frente a la casa de Cristina Kirchner

El Calafate: cacerolazo por la vuelta de las clases presenciales frente a la casa de Cristina Kirchner

Tras manifestarse en la Gobernación, un grupo de padres se movilizó al domicilio de la vicepresidenta para reclamar que abran las escuelas.

Un grupo de padres autoconvocados se manifestó en El Calafate, en la provincia de Santa Cruz, para reclamar por el regreso de las clases presenciales. En primer lugar, este domingo se movilizaron en la puerta de la gobernación y posteriormente se dirigieron a la residencia de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que se encuentra desde el pasado viernes en la localidad.

El principal lema del cacerolazo, que fue acompañado por una caravana y el consecuente bocinazo, fue “que abran las escuelas”, ya que el ciclo lectivo se inició el 1º de marzo pero de manera virtual, tal como finalizó en 2020.

La marcha fue convocada por la agrupación Padres Organizados Santa Cruz, que el igual que en varias oportunidades a lo largo del año pasado, viene manifestándose en busca de la reapertura de los colegios. El cacerolazo de este domingo comenzó en la Gobernación, pero luego, a sabiendas de que la vicepresidenta se encuentra pasando el fin de semana en El Calafate, se movió hasta su casa, ubicada a apenas cinco cuadras del lugar donde se inició el reclamo.

«Soy mamá de una niña de 9 años y estamos muy preocupadas porque esta virtualidad se prolongó más de lo esperado y no tenemos respuesta de las autoridades. Estamos con varios padres tratando de que alguien nos responda», expresó Silvia, una de las madres que reclama el inicio de las clases presenciales.

«Tengo dos nenas, una está en cuarto y otra en quinto grado. Creo que la mayoría de los padres estamos acá por nuestros hijos. No nos importa otra cosa más que los chicos y que ellos puedan ir a la escuela, porque necesitan ir a la escuela de manera presencial. Hay muchos problemas en las casas, que están sucediendo, de salud mental y de un montón de cuestiones, por eso consideramos que alguien se tiene que expedir y decirnos cuáles van a ser los parámetros para poder volver. Esa respuesta no la estamos encontrando y no sabemos que más hacer», Agrego Silvina.

Por último, Carolina afirmó: “Soy la voz de un montón de mamás y papás que no pueden acercarse porque están trabajando, pero están preocupadísimos con la situación que estamos viviendo porque no todos los niños tienen la posibilidad de tener un adulto responsable en la hora de la virtualidad. Hay muchos niños chiquitos asistiendo a las clases virtuales solos, con la conexión que tenemos en Calafate y lo que eso significa. El planteo va mucho más allá de la virtualidad: no estamos dándole educación a los chicos de esta generación. El estrés que significa estar frente a un celular o de una computadora y que no funciona, que se corta cuando habla la seño, que el compañero empieza hablar y se congela la imagen. Es imposible. Estamos hablando de educación presencial o nada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: