Pasadas las 6 se abrieron las puertas de la Casa de Gobierno. La ceremonia se realiza a cajón cerrado y se extenderá hasta hoy a las 16. Los familiares realizaron un encuentro íntimo durante la madrugada.

Pasadas las 6 se abrieron las puertas de la Casa de Gobierno. La ceremonia se realiza a cajón cerrado y se extenderá hasta hoy a las 16. Los familiares realizaron un encuentro íntimo durante la madrugada.

Pasadas las seis de la mañana se abrieron las puertas de la Casa Rosada para el público en general. Luego de algunos incidentes y empujones con la Policía, comenzaron a ingresar de a grupos. Una vez dentro, las personas pasan frente al féretro y luego salen a través de la puerta de Balcarce 24. Lagrimas, llantos descontrolados, cantitos de cancha, algunos hasta envueltos en banderas de Argentina. La cantidad de gente es inmensa para despedir al jugador más grande de la historia del fútbol.

Luciano Mayorga, corresponsal de Voces y Apuntes en Buenos Aires explicó la situación desde el lugar de los hechos como «una noticia difícil de contar, pero que trasciende todo. Sabemos lo que significa Maradona para el mundo y hay que estar».

«Anoche parecía el festejo de un Mundial», relató Luciano Mayorga y añadió que «la gente decide despedirlo con mucha alegría. Es celebrar la alegría que nos dio, o caer en la depresión más profunda. Es impresionante la cantidad de camisetas que hay, en una convivencia totalmente pacifica, como solo Diego Maradona podía lograr».

Video del móvil en vivo desde la Plaza de Mayo.

«Se hizo un velatorio íntimo en la madrugada, con familiares y amigos. Estuvieron presentes algunos jugadores de Boca como Tevez, Schiavi, Ávila. También estuvieron Marcelo Tinelli y el ‘Chiqui’ Tapia. Alrededor de la 7 de la mañana se abrieron las puertas al público. Al principio fue bastante caótico pero luego se fue encarrilando la situación para que el público pueda despedir a Diego».

Entre las miles de almas que se encuentran esperando por despedir al 10, un hombre que llegó desde Morón dijo haber pedido el día en el trabajo para «homenajear a un hombre que nos dio muchas alegrías y en un país donde no abundan». En cada esquina, se repiten las clásicas canciones de cancha dedicadas a Maradona y hasta el Himno Nacional Argentino.

Otro hombre que se acercó desde Parque Patricios con una camiseta de River dijo «acá no hay camisetas, la única que vale es la de la Selección. Hay gente de todos los equipos y eso es lo que quería el más grande».

Fuente: Voces y apuntes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: