Vecina de Caleta Olivia relata su EXPERIENCIA DE VIAJAR EN PANDEMIA a otra provincia del país.

Vecina de Caleta Olivia relata su EXPERIENCIA DE VIAJAR EN PANDEMIA a otra provincia del país.

Una vecina de Caleta Olivia relata, en el programa radial La Gaviota, su experiencia de viajar en auto en plena pandemia con su familia, cuyo viaje inicio el 28 de diciembre del 2020 desde Caleta Olivia a la provincia de Córdoba.

Días previos la familia averiguó los requisitos para circular. Desde la provincia de Córdoba únicamente solicitaban un “Certificado de Verano”; mientras que la provincia de La Pampa, donde harían noche en la ciudad de Santa Rosa, requerían de un Permiso Provincial junto con un Permiso Nacional de Circulación por las rutas argentinas.

Una vez, reunida toda la documentación emprendieron viaje el día 28 a las 4 de la madrugada.

El primer control de salida acceso norte de la ciudad de Caleta Olivia, estaba ausente.  

En el límite interprovincial de Ramón Santos no había personal policial haciendo control. La familia ingresa a la provincia de Chubut y en el próximo control, que se esperaban en la localidad de Comodoro Rivadavia, se encontraron que no había ninguno.

Continuaron viaje hasta que arribaron a la provincia de La Pampa donde, luego de transitar durante 1000 km de la Ruta Nacional N3, son parados por primera vez por la Policía de La Pampa. La familia prepara la documentación correspondiente. No obstante, el efectivo policial de turno les solicita únicamente la Licencia Nacional de conducir.  La familia sorprendida esperaba que le solicitaran, básicamente, la documentación obligatoria del automotor para circular por las rutas argentinas como: cédula verde, seguro obligatorio vigente, VTV, DNI del conductor y de los pasajeros, patentes, entre otras. Sin embargo, nada de esto fue solicitado.

Así llegaron a la provincia de Córdoba. La señora expresa: “Nadie supo que nos fuimos de Santa Cruz ni que llegamos a Córdoba, nadie.”

La familia disfrutó la cena de Fin de Año con sus familiares teniendo todos los recaudos y protocolos “como lo hicieron desde que comenzó esta pandemia” comenta la señora. Asimismo, su voz se quiebra al recordar cuánto extraña ver a sus familiares, compartir mate y la falta de un abrazo a un ser querido.

Las vacaciones llegan a su final y la familia debe emprender viaje de vuelta a casa el día 8 de enero del 2021. Para esto se preguntan qué documentación necesitan para ingresar a la provincia de Santa Cruz que se encuentra aun transitando el Aislamiento Social y Preventivo Obligatorio, incluida la crítica situación que se encuentra atravesando el departamento de Deseado, cuya familia reside en la localidad de Caleta Olivia.

Por consiguiente, la familia saca el permiso nacional, provincial y declaración jurada por duplicado de los pasajeros, sumado el permiso especial para dormir en la ciudad de Rio Colorado, Rio Negro.  En ese entonces, circulaba un video de la Policía de Santa Cruz por las redes sociales donde mencionaban el certificado de salud como requisito para ingresar a la provincia. Ante la posibilidad, de ser rechazados en caso de no contar con esta documentación, la familia decide gestionar dicho certificado.

Para conseguir tal certificado, la familia se somete a un hisopado preventivo, el cual debieron abonar $2600 ya que no presentaban síntomas más $1000 el costo del certificado de salud, por cada uno de los integrantes de la familia. La familia obtiene los certificados y parten a su hogar.

La señora indignada expresa: “Cómo le explico Carlos que no nos pararon en ningún lado…” Llegaron a Ramón Santos, reúnen toda la documentación solicitada por la policía mediante su video informativo y solo les requirieron el permiso provincial y el documento de identidad de la menor. “Solo se fijaron en los nombres que declaraba el permiso provincial y dedujeron que seríamos padres de la pequeña, porque en un papel podés poner datos de cualquiera sino te piden la documentación que avale que los papeles impresos son reales, es lo mismo que nada…” expresa la ciudadana.

Por último, La frutillita del postre, irónicamente titula y da fin a su relato. “En la entrada de Caleta Olivia nos preguntaron de dónde veníamos y cuándo viajamos y nos solicitaron responsabilidad social”.

“Si ustedes creen conveniente se aíslan y si no lo creen conveniente no lo hagan…” fue la recomendación del inspector de tránsito.

La ciudadana caletense reflexiona: “Están fallando totalmente los controles y agradecida a Dios y a la Virgen estoy porque con todo lo que vivimos en cada provincia podríamos estar peor de lo que estamos en este país. Realmente, uno se queja que la gente no se cuida. Porque yo creo que la gente se está cuidando ya que los controles fallan totalmente. Yo no soy partidaria de ningún gobierno, pero evidentemente los gobiernos han establecido sus decretos, pero los controles fallan… Tranquilamente podríamos a ver sido narcotraficante, trata de personas o haber secuestrado a una menor. Realmente es muy fácil ser delincuente en este país.”  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: