Analizan cambios en la cúpula de YPF

Analizan cambios en la cúpula de YPF

Guillermo Nielsen dejaría su cargo de presidente y lo reemplazaría Pablo González, actual diputado nacional. La renuncia aún no se formalizó ni fue aprobada por la asamblea de la empresa, pero se oficializaría en breve

En YPF, la petrolera de bandera cuya mayoría accionaria corresponde al Estado nacional, tendría cambios en su cúpula ejecutiva en breve. Según supo InfobaeGuillermo Nielsen presidente de la compañía desde que asumió Alberto Fernández, dejará su cargo y sería reemplazado por Pablo González, quien actualmente es diputado nacional por la provincia de Santa Cruz.

La renuncia aún no se formalizó, pero se descuenta que será aprobada por la asamblea societaria. El cambio de autoridades en la petrolera sería un hecho en breve.

El objetivo del cambio, pudo saber Infobae, es fortalecer Vaca Muerta y que el crecimiento de la empresa esté atado al negocio del yacimiento neuquino de shale gas. González, quien hasta el año pasado fue vicegobernador de la provincia patagónica, “es una de las personas mejores preparadas para esta etapa”, destacaron fuentes entendidas.

De profesión abogado, González es un conocedor del negocio de los combustibles y en su entorno aseguran que incluso tiene hecho un posgrado en hidrocarburos. Antes de incursionar en la política, dirigió la empresa Distrigas en Santa Cruz y ya como legislador integró la comisión de Minería, Energía y Combustibles.

Su arribo a la conducción de YPF podría demorarse, ya que actualmente se desempeña como diputado y deberá realizar el trámite para formalizar su salida de la Cámara baja.

En cuanto a Nielsen, si bien dejará su cargo, hasta que eso ocurra seguirá negociando la reestructuración de la deuda de la petrolera, un acuerdo que está bien encaminado.

Reestructuración

La semana pasada, YPF anunció el lanzamiento de una propuesta de reestructuración de más de USD 6.000 millones de su deuda. El anuncio se enmarcó en el contexto de las medidas del Banco Central tendientes a postergar pagos de deuda en moneda extranjera para reducir la salida de dólares por ese concepto.

Esa negociación se encaminó días después –y luego de que se formara un comité de acreedores en EEUU– cuando la compañía cambió el pliego inicial del canje y habilitó el llamado “voto negativo”: ahora, para hacer cambios en las condiciones de los actuales bonos, serán necesario contar con la aprobación del 50% de los acreedores de capital de cada serie. Los bonistas que no presenten sus Obligaciones Negociables al canje serán considerados como votos negativos a la oferta que realiza la compañía.

“YPF reafirmó su compromiso con sus inversores indicando que las modificaciones a los términos y condiciones de sus obligaciones negociables únicamente serán efectivas respecto de cada serie si son aprobadas por tenedores representativos de más del 50% del capital de dicha serie. Es decir, todo tenedor que no presente sus obligaciones negociables al canje será considerado como voto negativo para la solicitud de consentimiento”, destacaron desde la empresa.

Y agregaron: “ratifica el respeto a sus inversores y el carácter voluntario de la oferta de canje realizada. YPF rechaza las imputaciones en el sentido que la aplicación de los términos y condiciones de sus ONs, que incorporan la mecánica de la ley de sociedades, haya sido caracterizada como una maniobra malintencionada de YPF que buscaba avasallar los derechos de sus inversores”.

La compañía local pretende que el canje le permita postergar pagos de deuda en el corto mediano plazo de manera tal de usar su caja con destino a inversión. Una norma del BCRA emitida en septiembre pasado fuerza a la compañía a refinanciar un bono que vence en marzo. Pero dada esa necesidad, la petrolera que conduce Sergio Affronti quiere aprovechar la oportunidad para postergar vencimientos. De otra manera, debería utilizar todo su cash sólo para cancelar deuda.

Los bonos existentes elegibles para entrar al canje son son el remanente de los títulos con vencimiento en 2021 (USD 413 millones), los 2024 (USD 1.522 millones), 2025 marzo (USD 543 millones), 2025 julio (USD 1.500 millones), 2027 (USD 1.000 millones), 2029 (USD 500 millones) y 2047 (USD 750 millones).

Ayer trascendió que los fondos de inversión Oaktree Capital Management y BlackRock, acreedores de la petrolera, anunciaron que se están organizando en dos grupos para negociar.

“El Comité insta a YPF a que dirija sus esfuerzos a mejorar la consideración ofrecida a cambio de los Bonos Antiguos 2021”, escribió Solomon Noh, abogado de Dechert, el estudio de abogados de Oaktree, en una carta a YPF publicada por la agencia de noticias Bloomberg. “Los miembros del Comité estarán disponibles para compartir sus puntos de vista sobre las posibles mejoras que se pueden hacer”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: