Renunció el director del hospital de Gobernador Gregores tras el escándalo por la aplicación de vacunas

Renunció el director del hospital de Gobernador Gregores tras el escándalo por la aplicación de vacunas

El Dr. Enrique Ferragut presentó su renuncia al Ministerio de Salud y Ambiente de Santa Cruz luego de suministrar dosis de la Sputnik V fuera del cronograma de vacunación pactado. Ya habían anticipado sanciones tanto para él como para el director del Hospital de Piedra Buena.

Luego del escándalo que se generó en Gobernador Gregores y Piedra Buena en torno al suministro de la vacuna Sputnik V fuera del cronograma de vacunación, La Opinión Austral pudo saber que el director del Hospital de Gregores, Dr. Enrique Ferragut, renunció a su cargo.

En los últimos días se dio a conocer que en ambas localidades de Santa Cruz se había comenzado a aplicar dosis de la vacuna en hogares de ancianos, cuando el cronograma estipulaba que la prioridad era el personal de la salud. Los adultos mayores serían los siguientes, pero la aplicación en estos casos fue inconsulta, indicaron desde el Ministerio de Salud y Ambiente.

Con respecto al futuro del director de Piedra BuenaMario Triputti, La Opinión Austral pudo conocer que se está «analizando» la situación del funcionario en el Hospital.

En el medio, también se habló de que el intendente de Piedra Buena, Federico Bodlovic, junto a su esposa y chofer, habrían recibido la inmunidad.

“Estoy esperando conocer responsables institucionales, además del director y otras autoridades que tienen que responder por esto también”, había señalado en declaraciones radiales Laura Beveraggi, subsecretaria de Acceso y Equidad en la Salud de Santa Cruz, haciendo referencia a Bodlovic y a su par de Gregores, Héctor Vidal.

LOA había dado a conocer previamente que el argumento de los directores Ferragut y Triputti fue que decidieron priorizar a los abuelos y abuelas de los hogares de ancianos. Sin embargo, en el Ministerio de Salud habían sido más que claros respecto del destino que tendrían las dosis que todavía llegan a cuentagotas.

Esta respuesta de los directores también permite suponer que, a sabiendas de que los registros para la aplicación de la vacuna no son públicos, decir que fueron a abuelos y abuelas, resulta una coartada incontrastable

Fuente: La Opinion Austral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: