Casa Ye-Ye cumple 40 años en la ciudad de Caleta Olivia

Casa Ye-Ye cumple 40 años en la ciudad de Caleta Olivia

El comercio “Casa Ye-Ye” se convirtió en un ícono en la ciudad de Caleta Olivia y está de festejo, celebrando cuatro décadas de vida. Comenzó siendo el primer súper kiosco de la ciudad y luego se reformó en un espacio más amplio y con nuevos rubros. “Casa Ye-Ye, donde entra un cliente y sale un amigo”.

Esta mañana, el móvil de Voces y Apuntes fue hasta Casa Ye-Ye para dialogar con la familia Gaitán que lleva adelante el local comercial desde hace cuatro décadas. En octubre de 1980, Casa Ye-Ye abrió sus puertas con la atención de sus dueños: Joaquín “Coco” Gaitán y su esposa. “Yo era empleado de la Farmacia Atlántica y mi esposa se hacía cargo del local. Abríamos a las 7 de la mañana y estábamos de corrido hasta las 12 de la noche. No había muchos negocios para comprar a esas horas y por eso era la idea de poner el primer súper kiosco que en aquella época era importante”, rememoró Coco. “A los dos o tres años decidí dedicarme exclusivamente al comercio. Para mí fue difícil dejar la farmacia porque yo allí aprendí mucho. Empecé a viajar para traer novedades y mercadería, nos fuimos expandiendo e integrando también a nuestros hijos”.

Teniendo en cuenta el difícil contexto de pandemia que es muy sufrido por el sector comercial en general, Coco Gaitán analizó: “Pasamos muchas épocas difíciles, pero siempre hay que levantarse con la mejor predisposición de hacer cosas. Si vos te enfrascas en que no vas a salir, no salís”.

Guillermo Gaitán, es uno de los hijos de Coco y el que decidió dedicarse a trabajar en el comercio familiar. “Desde el 2002 que estoy trabajando en atención al público y pasé por todas las etapas, hasta que quedé como encargado del área comercial. Cuando estábamos en el local de la esquina lo veía como muy comprimido, con mucha mercadería, dos depósitos y un tercero que nos prestaba una vecina. Teníamos el terreno también donde hoy estamos actualmente y se dio la oportunidad de armar el negocio de autoservicio. Hubo que cambiar el formato de kiosco de barrio para que sea más tipo un supermercado con un circuito de compra”, explicó sobre la etapa de transición que vivió Casa Ye-Ye hace aproximadamente diez años atrás.

Es un negocio que lo hemos hecho crecer y demanda mucho tiempo. No es nada fácil. Hay que estar todo el día trabajando, pero tenemos un buen equipo de trabajo y estamos rodeados de buena gente”, cerró Guillermo.

Por último, Coco y Guille agradecieron a las personas que confían en Casa Ye-Ye y a toda la familia que aporta su granito de arena para mantenerse en vigencia después de 40 años de trabajo.

Fuente: Voces y apuntes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: